WALLANDER: el lado oscuro del estado del bienestar

 

Llevaba tiempo pensando en escribir algo para recomendar esta serie, pero como siempre, el día a día y mi pereza para la escritura lo han ido retrasando… Pero ahora que acabo de comprobar que la BBC está emitiendo la tercera temporada, se me han avivado las ganas de ver los nuevos episodios y a la vez escribir la correspondiente entrada de recomendación en mi humilde blog.

Acabo por cierto, de darme cuenta que curiosamente y sin ninguna intención previa por mi parte, todas las series que llevo recomendadas en el blog son inglesas. Lo que es tanto más curioso cuando realmente  dedico más tiempo a ver series americanas… Aunque claro, en este caso el mayor tiempo no necesariamente implica un mayor número de series, porque el factor duración es importante y las inglesas no suelen superar los 6 u 8 episodios. Eso las “largas” porque abundan las miniseries de 3 ó 4 episodios.

Wallander es una de esas miniseries de 3 episodios por temporada, pero con una diferencia fundamental hablando de duración: los episodios duran 90 minutos. Es decir duración cinematográfica habitual. Bueno, habitual antes, porque ahora la duración ha pasado a formar parte de la ostentación presupuestaria y parece cutre que una peli dure menos de dos horas.

Pero bueno, volviendo a la serie que nos ocupa, Wallander es la adaptación por la BBC de las novelas del escritor sueco Henning Mankell basadas en su detective Kurt Wallander al que da vida en la serie como protagonista indiscutible Kenneth Brannagh. Cada episodio corresponde a una novela y con la tercera temporada en emisión, ya son 9 las adaptadas. Creo que se ha anunciado una cuarta temporada que será la última, entre otras cosas, porque ya no quedarán novelas que adaptar…  Como cada episodio es un libro, pueden verse independientes. De hecho más que una serie de televisión al uso, se podría ver como una franquicia de películas sobre el personaje. El único arco argumental que las une es la vida personal de Wallander y sus compañeros.

Vaya por delante que no he leído ninguna de las novelas de Mankell por lo que no puedo hablar de la fidelidad de las adaptaciones. Me consta que algunos fans de las novelas han criticado el trabajo de Brannagh por alejarse del personaje en papel. Pero para mí, fuera de toda comparación, el trabajo de Brannagh es magnífico. Como es magnífica toda la serie. Una serie de ambiente frío, distante y triste que refleja ese otro lado oscuro del supuesto paraiso sueco. Estamos hablando de una serie de la BBC y además de alto presupuesto, con lo que todo está cuidado incluso por encima del nivel al que nos tiene acostumbrado la cadena británica. A destacar la esmerada fotografía llena de paisajes bonitos pero desolados, fiel reflejo de la sociedad que Mankell quiere mostrarnos.

Kurt Wallander es un policía de homicidios, un antihéroe con problemas afectivos y familiares que simplemente intenta hacer su trabajo pero que no puede evitar implicarse emocionalmente en los casos que investiga. Y sobre todo no puede evitar sentirse asqueado ante todo ese lado oscuro que se ve obligado a sacar a la luz de la aparentemente plácida sociedad que le rodea. Y es esa fragilidad emocional unida a su incapacidad para las relaciones personales lo que hace de Wallander un tipo entregado a su trabajo.

Wallander es en esencia puro cine negro clásico, pero con un ‘look’ distinto y cautivador.

Imprescindible.

 

Speak Your Mind

*